Welcome la llave al misterio, enjoy reading...

domingo, 7 de agosto de 2016

ESPERANDO LA IDENTIFICACIÓN DEL PLANETA NUEVE






Los astrónomos han descubierto otro planeta enano en el cinturón de Kuiper, el anillo de " piedras " y hielo que rodea el Sistema Solar. El objeto que se acaba de encontrar, denominado 2015 RR245, está mucho más lejano que Plutón y completa una órbita en 700 años. Los límites del Sistema Solar están mucho más llenos de lo que se pensaba anteriormente.



En el catálogo de los objetos que orbitan en el cinturón de Kuiper, tenemos que añadir un nuevo planeta enano, 2015 RR245.


Los astrónomos son conscientes de su presencia gracias a los minuciosos análisis de las imágenes captadas por el telescopio Maunakea, ubicado en Hawaii, en el curso de la investigación OSSOS.
Si las previsiones se confirman, estamos hablando de un nuevo cuerpo en el Sistema Solar, con un tamaño de alrededor de 700 km. En comparación, Ceres mide 950 kilómetros de diámetro y por lo tanto no mucho más.

De acuerdo con el Minor Planet Center, es el elemento 18, en tamaño, entre los que se destacan en el cinturón de Kuiper. Y es lo suficientemente grande, por lo tanto, para despertar en los científicos un comprensible interés.

" Los mundos de hielo que orbitan más allá de Neptuno, nos ayudan a reconstruir el proceso de formación de planetas gigantes y la historia del Sistema solar ".
" Pero casi todos son dolorosamente pequeños y tenues. Así que es muy emocionante encontrarse con uno de los grandes y lo suficientemente brillante como para ser estudiado en detalle ", dice Michele Bannister, investigadora postdoctoral en la Universidad de Victoria, British Columbia, la primera persona que lo pudo ver.

Hablamos del misterioso Planeta Nueve ubicado al borde del Sistema Solar, puede no podría estar solo, sino en compañía de un Planeta Diez y quizás también de otros grandes mundos, ocultos más allá de la órbita de Neptuno.

Eso afirman los cálculos de un grupo de astrónomos de España y el Reino Unido, publicados en la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

Los investigadores llegaron a esta conclusión mediante la repetición de los cálculos relativos a los seis planetoides ubicados más allá de la órbita de Neptuno, cuyos movimientos irregulares, a principios de 2016, habrían sugerido a los astrónomos, Konstantin Batygin y Mike Brown, del Instituto de Tecnología de California ( Caltech ), la existencia de un gran planeta al borde del Sistema Solar.

Este planeta tiene una masa más de diez veces mayor que la de la Tierra, e iba a moverse en una órbita extraordinariamente alargadas, necesitando de 10.000 a 20.000 años para completar una rotación alrededor del Sol.

Ahora, los astrónomos españoles Carlos y Raúl de la Fuente Marcos, junto con Sverre Aarseth, de la universidad británica de Cambridge, han considerado la pregunta al revés, ¿ cómo sería en el futuro, las órbitas de estos seis cuerpos celestes si un planeta Nueve existiese, tal como proponen Batygin y Brown ?.

Sobre la base de los hechos y las cifras del Planeta Nueve, el camino indicado por los astrónomos de Caltech, los nuevos cálculos muestran " que las órbitas de los seis planetoides que consideramos ser la piedra de Rosetta en la solución de este misterio, debieron ser muy grandes e inestables para ser expulsadas del Sistema Solar en menos de 1.5 mil millones de años ", dijo Carlos de la Fuente Marcos.

Según el estudio, la órbita del planeta Nueve propuesta por Batygin y Brown debe ser modificada ligeramente para hacerla estable durante un largo período de las obras cubiertas por los seis planetoides.

La nueva simulaciones sugieren también que el escenario más estable es aquel en el que, además del planeta Nueve, también hay otros grandes mundos más allá de la órbita de Neptuno, " creemos que podría existir un Planeta Diez y tal vez más planetas aún ", señaló el astrónomo español.




La Llave Al Misterio.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Booking.com